Open Accessibility Menu
Hide

COVID-19 y la Diabetes

Aunque estamos aprendiendo más cada día, todavía hay información limitada sobre si las personas con diabetes son más propensas a contagiarse con COVID-19 que el público en general. La siguiente información es un guía general sobre COVID-19 con respecto a personas con diabetes; sin embargo, aconsejamos que consulte a su proveedor médico para información y recomendaciones más recientes sobre aspectos específicos a su tratamiento.

Preguntas Frecuentes

¿Si tengo diabetes, tengo más probabilidades de contraer COVID-19?

No, no parece que las personas con diabetes tengan más probabilidades de ser infectadas.


¿Si contraigo COVID-19, estaré más enfermo que alguien sin diabetes?

Personas con diabetes si enfrentan un mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves a causa del COVID-19. Si la diabetes está bien controlada, el riesgo de una enfermedad severa es similar a la del público general. Si la diabetes no está bien controlada y el nivel de azúcar en la sangre fluctúa, el riesgo de complicaciones relacionadas con la diabetes aumenta. El tener problemas cardíacas u otras enfermedades además de diabetes puede empeorar los efectos del COVID-19, al igual que otras infecciones virales, debido a que la habilidad de su cuerpo para combatir infecciones está comprometida.

Las infecciones virales también pueden aumentar la inflamación en las personas con diabetes. Esto causa que el nivel de azúcar en la sangre esté por encima del objetivo, lo cual puede contribuir a complicaciones.

Cuando enfermo/a con una infección viral, personas con diabetes enfrentan un mayor riesgo de la cetoacidosis diabética (CAD), más común en personas con diabetes tipo 1. La CAD puede dificultar el manejar el consumo de fluidos y los niveles de electrolitos- lo cual es la clave para manejar el sepsis. Sepsis y shock séptico son dos complicaciones serias experimentados por personas con COVID-19.


¿Cuáles son los síntomas del coronavirus (COVID-19)?

Síntomas incluyen fiebre, tos seca, y dificultad al respirar- similar a lo que pueda sentir con la gripe o un mal resfriado. Si siente que está desarrollando síntomas, llame a su proveedor médico.

Cuándo llame:

  • Tenga su nivel de azúcar disponible.

  • Tenga su nivel de cetonas disponible.

  • Mantenga un registro de su consumo de líquidos y repórtelo.

  • Declare sus síntomas claramente.

  • Pregunte sobre cómo manejar su diabetes.


¿Los riesgos son diferentes para personas con diabetes tipo 1 y tipo 2?

No, no parece ser que COVID-19 afecta a personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 de manera diferente. Los síntomas y el riesgo varían por la edad, complicaciones, y que tan bien está siendo controlada la diabetes .


¿COVID-19 afectara mi acceso a insulina y otras provisiones diabéticas?

Los fabricantes están reportando que no hay ningún impacto en la fabricación actual y la distribución de insulina y provisiones diabéticas en este momento, pero está sujeto a cambios. Si usted está teniendo dificultades al pagar su insulina o conoce a alguien con dificultades, la Asociación Americana de Diabetes tiene recursos para ayudarle en InsulinHelp.org.


¿Qué puedo esperar cuando llegue a mi cita? ¿Cuál es la póliza de visitas?

Para practicar el distanciamiento social, las clínicas están evaluando todas las visitas para determinar si las citas pueden ser demoradas sin peligro y re-agendadas. Si su cita es demorada, un miembro de su equipo de cuidado le contactará para hablar del tratamiento de su diabetes, responder a sus preguntas y re-agendar su cita. Cuando sea posible, visitas de atención virtuales (telemedicina) serán usadas para conectarle con su equipo de cuidado desde la seguridad de su casa.

Aunque las pólizas y procedimientos están sujetos a cambios en cuanto nueva información vaya evolucionando, usted será evaluado/a al llegar al edificio/hospital para su cita. Puede ver la póliza de visitas más actualizada de OU Medicina aquí.

*Descargo de responsabilidad: La pandemia de COVID-19 es un reto que sigue evolucionando. La información y las recomendaciones están cambiando rápidamente a medida que los profesionales de atención médica intentan ofrecer el mejor cuidado para ambos pacientes afectados y no afectados.